lunes, abril 24, 2006

Isla Purgatoria , por Sofía Lebrón

Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres.
(Según las ultimas estadísticas)

Dámaso Alonso
Puerto Rico es una isla
de más de tres millones de cadáveres.
(Según las ultimas estadísticas)

Claro, sin contar los de… “a fuera”…

Todos los días me despierto de mi tumba
Sacudo un poco la tierra
y los gusanos de este hoyo
de mis pocos años.
Procuro contener el hedor de pestilencia del político buscón
y de tres millones de cadáveres
que se pudren en esta isla.
Hipnotizados todos, ahora, por el:
¡tuuuuun!, ¡tún!, ¡tuuuuun!, tún!
Esperan.
Esperan como espera el animal
doméstico a su amo,
para ser enterados en cualquier cementerio.
Cementerio Estado Azul del Prado Estrella o Estancias de Verde Montaña Plátano.
Nos pesan más de quinientos años de pudrición, pero con todo y ello
no concuerdan, no se entienden.
No aceptan que los gusanos
son los mismos, que se comen a uno
que lo mismo al otro.
Y pasan los días, y pasan los años…
Y siguen pudriéndose cadáveres.
¿A quien le he de preguntar por estas almas? ¿Y la mía?
Exhumen mi cadáver pero mi alma
se queda en el hoyo
de mis pocos años.

El diablo tiene casa llena.
Me invitó a una de sus fiestas,
pero le dije: No gracias…

sábado, abril 22, 2006

Femina Capital

Este cuerpo que es de carne, de piel y arterias,
y mugre entre las uñas,
puedo hacerlo bondo, tinte, perfume y gimnasio.
Este encierro de repostería se descompone.
Soy un pastel, soy un pastel,
soy un bizcocho.
Esta crema se descompone
y ceba gusanos.
La pulpa es efímera
y por eso nacen miles al año.
La saliva en la boca permanece estática
pero no mi cuerpo en descomposición:
pastel relleno de tinta,
con mis grajeas en forma de corazón
y un mensaje genérico en el glaceado.
Qué golosina.
Eso soy yo: un bizcocho en la confitería.
Dale un mordizco al hojaldre
para que mi relleno de tinta se desparrame.
Colócame en la cuenca de la palabra.


©Imagen: Collage creado por Dorimar Ortiz Torres

viernes, abril 07, 2006

Soneto del Deseo , por ojos_cri5talin0s

Rozas mis labios y se eriza mi piel,
Abro mi boca y te doy la bienvenida,
Te filtras como en una alcoba prohibida,
Pero te vas desapercibido como el infiel.

Te has propuesto dejarme perdida,
Con tu rastro dulce como la miel,
En tu lugar queda la soledad muy fiel,
Que te trae a mi memoria sucumbida.

Me atrapas contra la pared en jaque mate,
Y desatas en mi interior una fuente,
Se contraen los músculos de mi vientre,

Pidiendo a gritos volver a verte,
Rozando mi lengua contra ti inerte,
¡Que rico es el chocolate!

Lagunas , por ojos_cri5talin0s


Lagunas

¿Con qué cubriremos las lagunas?
esas charcas que deja la gente,
esa gente que debió proteger y no destruir
los que te amaron demasiado
tanto y tanto que te partieron el alma.
te abrazaron hasta sofocarte
te golpearon con amor
pero parecieron peñones
que desbarataban tus pies
hasta que perdiste el camino
y ahora, ¿a donde vas?
hacia la próxima laguna, río,
qué se yo, un lugar con agua
donde puedas ahogarte de nuevo
y también poder morir.

¿Cuántas veces se muere?
todo el tiempo, siempre
siempre que se va el ser amado
siempre que te dejan
por una bonita
que casi siempre termina siendo
la más bruta de todas.
Pero, ¿para qué inteligencia?
Si con la inteligencia ni la sabiduría
Te revuelcas en la cama.
Y así sentirte no un felino
Si no el más perro de todos,
Nunca estuviste más cerca de la realidad.

échale tierra, tápala para no caer en ella,
pero vienen las gallinas y te escarban
el hoyo y quedas con una herida
abierta, llena de pus, podrida,
infectada con el odio, rodeada de rencor.
Extirpar, dice el médico, hay que extirpar
No hay remedio y ahora caminas
Por las calles sin un brazo, una pierna
O una válvula del corazón
Y todo, por la maldita laguna.

-ojos_cri5talin0s

25 de Septiembre de 2005

© Imagen: Anabell Guerrero. Anonciation 23 x 33", fotografía blanco y negro sobre aluminio, 1998-2000.

jueves, marzo 23, 2006

Tríptico por: Dorimar


tumor
Savia de árbol crispado al sol, con el agua al fondo. Virtual, casi televisor. Pareces mojada ante la brisa y frente al sol. Ese sol que se puja y aún así no te seca. Imagen virtual de tu agua, que se acrisola al sol. De las hojas de tus pencas chorrea tinta. Esa agua indestructible ante el calor. Corre prieta, bozal. La nube te descansa instantánea. Luego retomas la danza. Chorreas tinta prieta. Te agitas, convulsas ante el viento obseno. Derramas esa tinta que baña la torre. De tu tallo erguido eres pluma.
agonía
Sucede que me canso de ser yo. De estas mesas y estas sillas prestadas. De este deambular por esta otredad de pasillos. Las miradas esquivas me hacen pedir auxilio a gritos. Los libros clausurados me dan la espalda en esa palabra que se me niega, y la memoria se me vuelve líquida a la hora de la verdad. Esta tierra que no es mía porque en ella no me reconozco. Este lugar tan frío de carbones que se creen diamantes. A su paso sólo hay tizne. Sucede que me consumo antes de hacer nada. Mi debilidad se refleja en la carcajada bucólica. Lameculos, lamechochos, lameegos. Lenguas que ya son elásticas de tanto malabarear. Sería tan bello matar a un poeta con un verso rimado. Cebar al mundo con palabras violadas. Sucede que me canso, que arde y me consumo, en este día a día en el que todo se me parece; en el que el árbol tiene sus diplomacias con la acera que durará más que sus raíces.
muerte
Se me cae la cara a cantos de papel y me baño en la tinta de tus pencas prietas.

Un pie en el espiral por: ricardo

he caído como cascada sobre le puente.
quedé desparramado sobre nuevas gravedades.
vuelvo al cuarto oscuro,
a la computadora sin internet,
al hueco lleno donde yo no quepo.
ideas se pudren en las ventanas,
todo me queda cerca.
un gancho se estira con la intención de ahorcarme.

se me acabaron los cigarrillos
se me acabaron las excusas
se me acabaron las caras
se me acabaron los hombres
se me acabaron las células.
no me queda ni una.

hay pedazos míos por todas
partes
hay sangre seca en las paredes
hay sangre seca en esta vieja bandera que llevo en el pecho

¡hay seca sangre de mis venas¡

hay que secar la sangre de la tierra
hay que cobijar
cientos de años luz en sueños.
cientos de miles de esqueletos

cientos,

de
miles,

de esqueletos.

© Derechos Reservados, Silencio 2006, Círculo Literario Estudiantil Güebmáster: arrecife.pr@gmail.com